Commodore Amiga 500

Probando un Commodore Amiga 500

Hoy en día apenas se oye hablar de Commodore, pero en los años 80 y principios de los 90 fue una de las principales marcas de ordenadores (su Commodore 64 se considera el ordenador más vendido de todos los tiempos y recientemente ha salido al mercado una versión mini). Fue alrededor de 1990 cuando en mi casa nos aventuramos a hacernos con un equipo de esta marca: el Commodore Amiga 500.

El Amiga 500 tenía unas características impresionantes para la época. Tenía un procesador Motorola 68000 (también llamado 68k) de 16 bits, funcionaba a 7 MHz, 512 KB de RAM y tenía soporte multitarea. Uno de los símbolos de la gama Amiga fue una bola a cuadros en 3 dimensiones de una demo en la que la animación manejaba física real y además en multitarea, algo impresionante para la época:

La demo utilizada en el CES de 1984

La verdad es que no llegué a disfrutar mucho tiempo de este equipo, ya que al poco tiempo lo vendimos para comprar un PC (un 486 DX2). Los recuerdos que tengo son de jugar al Stratego o al Lemmings y poco más, así que cuando he conseguido hacerme con uno ha sido más un descubrimiento que un reencuentro.

Las cosas que más me han chocado son las siguientes:

  • El primer hecho que impacta un poco es que necesita disquetes para funcionar. Si lo arrancamos sin nada, nos mostrará una imagen pidiendo que insertemos el disquete del Workbench, que es el escritorio que nos permite trabajar:
  • El segundo es que si queremos utilizar cualquier programa, debemos tener metido el disco para leerlo. Si queremos copiar un disquete, deberemos meter el disquete donde está el programa de copiado y luego ir metiendo varias veces el disquete origen y el disquete destino (va copiando por bloques, no lo hace de una sola vez).
  • El tercer hecho llamativo es que maneja la memoria ram como otro disquete más, de forma que nos permite almacenar archivos y carpetas en la memoria RAM.
  • El cuarto hecho es que sus disquetes usan un formato incompatible con los PCs. Al parecer las disqueteras son las mismas, pero los drivers de las disqueteras en PC no son capaces de escribir en el formato utilizado por Amiga, aunque si pueden leerlo.

Este último punto ha supuesto un pequeño inconveniente para mí, ya que quería probar juegos y programas y me he encontrado con que no puedo grabarlos (en internet podemos encontrar los archivos .adf con la imagen de los disquetes, pero no tengo forma de pasarlos al Amiga para grabarlos). Por lo que he investigado, tengo tres opciones:

  • Transferirlos desde el PC a traves del puerto de serie y grabarlos en el Amiga. Para ello necesitaría un cable Null Modem.
  • Conectar una disquetera al puerto paralelo de un PC y usar el software ADTwin para manipular directamente la disquetera y grabar los disquetes.
  • Reemplazar la disquetera del Amiga por una gotek, que nos permite usar tarjetas SD.

La tercera opción la descarté, ya que habría que modificar la carcasa y el Amiga perdería un poco su esencia. Entre la primera y la segunda, ADTWin es bastante más veloz pero necesito una disquetera y un cable extraño (por un lado paralelo, por el otro conector de disquetera) y además el cable Null Modem me permite establecer una comunicación por puerto de serie con el Amiga, así que al final he encargado uno.

En cuanto tenga el cable y haya conseguido grabar unos disquetes haré una segunda parte. Hasta entonces cierro con un vídeo de juegos para Amiga, para que os hagáis una idea de la potencia de este “monstruo”:

Comparte:

Publicado por

Alfonso Jiménez

Ingeniero informático. Desarrollador entusiasta de todo lo que se deja programar.

Un comentario sobre “Probando un Commodore Amiga 500”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *